Memorias del Porvenir
Domingo 5 de Octubre del 2008
noticias de actualidad  

Los cien años de João Guimarães Rosa

DON RENATO

    A veces no se necesita ser un literato para decir, en pocas palabras, lo que el novelista o cuentista, inclusive el dramaturgo lo describiría con una gama de matices, por el uso de palabras y metáforas, que entonces se saldría de la línea periodística pero, como lo señalo Tom Wolfe, el periodismo es también ficción y realidad y a veces, como pasa en México, la realidad sobrepasa a la ficción: lo que ya es mucho decir.

    Surgida la idea, por los cien años de João Guimarães Rosa quien siendo miope, desde niño, fue un voraz lector y aprendió en tiempos breves el francés, holandés y alemán. Brillantez lingüística que nunca lo abandonó, llegando a hablar también, español, italiano, esperanto, árabe, sánscrito, lituano, polaco, tupí, hebreo, japonés, checo, finés, danés y algunas variantes de chino.

    Un poliedro lingüístico de gran altura que culminó con una gran novela llamada Grande Sertão: Veredas que, según Harold Alvarado Tenorio, ensayista y cuyo trabajo apareció en LA JORNADA SEMANAL, del domingo 5 de Octubre, fue el más grande escritor brasileño, y con la obra citada, la más grande de ficción que se produjo en las Américas en el siglo pasado.

    Uno quisiera que los estadistas fueran lectores de hueso colorado de esta novelística que abarca aspectos antropológicos, sociales ya que habló con vaqueiros y etnólogos, consulta de archivos, que hizo anotaciones de entomología, y geología. Mitos, lenguas, colores y textura de la tierra, a la manera como Da Cunha obró para redactar Os Sertões, arquetipo de su obra.

    Como de cultura, cuando se habla o se escribe, sólo interesa a una élite, o grupo, o club, ya que a la mayoría de los mexicanos, esa inmensa mayoría analfabeta literariamente hablando, que leen Los Burrón, o las novelas rosas o toda esa basura que Televisa edita, para seguir sobornando el espíritu de las mexicanas, fundamentalmente, de niñas, adolescentes y jóvenes cautivas que piensan del mundo como Ellas, Cosmopolitan, Hola, y otras revistillas tan malas como sus editores que cumplen con esos cometidos, sin que sientan en su espíritu o su alma que, es lo mental y lo psíquico, que están produciendo otro puro, en beneficio de la cultura de la sociedad.

    La Grande Sertão: Veredas, según Alvarado Tenorio, es la historia de la lucha entre dos bandos de jagunço que termina por enaltecer un mundo violento, recorrido por políticos y un ejército implacable y venal, ahíto de traiciones, terrores religiosos, miseria y explotación.

    Sostiene que a través de esta memoria a saltos, trasmite la crueldad del paisaje y sus violencias, que para la imaginación de los viejos seguidores de Antonio Conselheiro cuya alquimia de culturas cristianas, ritos africanos e indígenas dió origen a las macumbas y el candoble.

    Una grotesca cruzada de dudosos caballeros andantes.

    La destreza narrativa de Guimarães Rosa permite que la historia se deslice de la realidad a la fantasía, y de ésta al mito, como en muchos de sus cuentos, con un expresionismo e invención mitológica de primer orden.

    Guimarães Rosa recurre a células rítmicas, alteraciones, rimas internas, osadías morfológicas, elipsis, cortes y deslocaciones de la sintaxis, voces arcaicas y neologías, metáforas, anáforas, metronimias, fusión de estilos y coro de voces para levantar un habla densa y profundamente personal por enigmática.

    Considero como un hecho fundamental de los nuevos tiempos que, en este 2008, LA JORNADA SEMANAL, de mi periódico favorito LA JORNADA, se le haya dado espacio para recordarlo, como uno de los grandes creadores de la literatura latinoamericana.

    Y que nosotros, en MEMORIAS DEL PORVENIR, le demos cabida a esta síntesis que, por pequeña no deja de ser explosiva para nuestra juventud que, ya está harta, como lo demostraron los dos jóvenes ante Calderón, de la falsedad de su gobierno, como es lo espurio y de que faltan mayores libertades para externar opiniones y puntos de vista que difieran de la postura oficial, sin el peligro de ir al bote.

    Ojalá el pibe Calderón leyera, por los cien años de su nacimiento, esta formidable creación verbal y mítica en que se sitúa Grande Sertão: Veredas. Su lectura no lo hará cambiar, sin duda, pero quizás le duela un poco al reconocerse en los personajes como un violento represor de las libertades en un país que dejó de ser, desde hace ocho años, punta de lanza en el latinoamericano que hoy llevan de calle a México paises antes gorilas y a favor de los States Quietos Hundidos, como Argentina, Chile, Brasil, Perú, Bolivia, Venezuela, etc.

    Lástima del enfoque humanístico del chaparro y de lentes, y de su falta de sabiduría para sortear el grave peligro a que ha expuesto al país, y que lo conduce al caos y a la miseria.

Don Renato
Memorias del Porvenir
Domingo 5 de Octubre del 2008

 

 

 


Sección: Política / Literatura Inicio
correo: donrenato@iniciativa.de  



(c) Copyright 2006-2010 Memorias del Porvenir
(c) Copyright 2010 iniciativa.de
Todos los Derechos Reservados. All Rights Reserved
Si el contenido de Memorias del Porvenir se publica o se distribuye en otro lado favor de citar la fuente con el link activo correspondiente: http://iniciativa.de
No se permite lucrar con contenidos de Memorias del Porvenir ni con contenidos de iniciativa.de
En cualquier caso ponerse en contacto con: contacto.in@iniciativa.de