Memorias del Porvenir
Domingo 11 de Enero del 2009
noticias de actualidad  

LOS FANTOCHES

DON RENATO


Héctor Azar escribió en Julio del 84 lo siguiente: Que este FANTOCHE adquiera la dimensión humana-humanista-que se espera en tan poco tiempo como fue engendrado. FANTOCHE polígamo encendido de pluralidad. Perfección de la teoría de los conjuntos en todo organismo multicelular. Las buenas y las malas acciones en el oficio de vivir, de escribir; en la búsqueda causal tan repleta de asonancias al gálico, al itálico, al hispánico modo…

 

En ese mismo FANTOCHE apareció un artículo de Patricia Cervera, titulado TIEMPOS TRANSPARENTES, en donde suscribe un poema que lleva el título de TAL VEZ, que nos permite seguir la línea amparada por la firma de Azar.

 

Y me pregunto…¿así tendría que ser?

Dios mío,

¿Por qué me diste un cuerpo?

No fui como los ángeles,

¿por qué tanta miseria?,

podrida humanidad, el amor infecta,

mi dolor es porquería

¡tanta neurosis!

¡tantas pasiones!

Obsesión, sufrimiento,

Paroxismo,

pero

si hubiera sido un ángel…


alguien…

tal vez…

 

Dejando a un lado los metafisiqueos, esos que tienen que ver con ángeles y demonios, y concentrándonos solamente en la naturaleza humana como, lo que es: carne, huesos y nervios, tanto Azar como la Cervera, nos permiten un punto de coincidencia con el ser humano o la humanidad que, invoca por un lado toda la mediocridad de sus propio ser pensante y espiritual y nos vincula, con el pensamiento de Patricia, a esa podrida humanidad, que infecta con su amor, y que nos persigue con neurosis y pasiones, para rematarnos como obsesos, sufrientes, porque sencillamente somos humanos, alguien, tal vez, o simplemente nada que valga la pena.

 

Y es que Carlos Noriega Félix, asiduo crítico en el Correo de LA JORNADA, escribe sobre los fantoches, de carne y hueso, no de los de engrudo y papel que se usan en las mojigangas, o en el teatro popular, y que con su última aportación, en donde sostiene que el SISTEMA POLÍTICO MEXICANO requiere de una terapia a fondo, en que vuelvo a insistir que el político mexicano es un puro fantoche y que no tiene remedio.

 

Escribe el crítico que “un sistema corrupto como el nuestro, donde todos somos víctimas y cómplices, requiere terapia de fondo y no simples parches cosméticos. Este es el reto porque la piñata ya se rompió”. Y explica con sus razonamientos que tienen que ver con la cotidianidad.

 

1. Para detener el deterioro ambiental de la ciudad de México, se establece el programa de verificación vehicular, que termina en un jugoso negocio de componendas y mordidas que no resuelve nada.

2. Para evitar accidentes automovilísticos se implementa la operación alcoholímetro que solo propicia coyotaje y abusos.

3. Para proteger a la sociedad de las drogas se implementa otro operativo multimillonario que termina por corromper a todos los supuestos combatientes, volviendo delincuentes a quienes deberían de protegernos de la delincuencia.

4. Las leyes y reglamentos que supuestamente están hechos para facilitar la convivencia y la operatividad de las actividades personales y comerciales de la sociedad terminan siendo un obstáculo que sólo la mordida puede superar.

5. Y remata que el ciudadano es extorsionado por la policía porque su superior lo extorsiona, que a su vez es extorsionado por el jefe de la policía, que es extorsionado por el secretario del ramo, que es extorsionado por el presidente que, es extorsionado por una camarilla corrupta que lo apoyó.

 

Fantoches todos, ni duda cabe, porque no han podido ser humanos y humanistas a la vez, tal como razona Héctor Azar, en la que la frase paradigmática sea: Nada de lo humano me es ajeno. Y, por lo tanto, nos remitimos a las estadísticas, ¿cuántos mexicanos puede sentirse complacidos de servir a sus semejantes, no en el concepto tristísimo de la misericordia religiosa, sino en el amplio término de servicio sin esperar las gracias siquiera?

 

Y para concluir esta fantochada dominguera debía o mejor, debiéramos preguntarnos, ¿Qué va a decir el fantoche del espurio en la Casa Blanca ante Obama? ¿Seguirá la línea de todos los presidentes mexicanos que le rendirán cuentas al presidente gringo con un formato de varias generaciones: ¡lo que usted diga, señor!, porque en eso se han distinguido muy bien los fantoches panistas, por su malquerencia hacia la patria propia, por la ajena!

 

Se atreverá el espurio a plantear las reformas que se demandan ya de las políticas migratorias de los EUA en contra de los mexicanos que se van al vecino del norte porque en México se mueren de hambre. O el cese de la militarización de la frontera; de las redadas y de la criminalización de los trabajadores indocumentados.

 

Tantas preguntas y tan pocas respuestas como decía Bertolt Brecht. Pero, como ya lo señalé, hay tantos fantoches en la política mexicana, empezando con el que gobierna a nivel federal, que los demás fantochitos son simplemente la comparsería de esta peligrosa creación hecha por el hombre mismo, con engrudo, papel y tijeras.

 

Y el dios de paja los creo a su semejanza.

 

DON RENATO en MEMORIAS DEL PORVENIR…Domingo 11 de Enero del 2009

 

 


Sección: Política Inicio
correo: donrenato@iniciativa.de  



(c) Copyright 2006-2010 Memorias del Porvenir
(c) Copyright 2010 iniciativa.de
Todos los Derechos Reservados. All Rights Reserved
Si el contenido de Memorias del Porvenir se publica o se distribuye en otro lado favor de citar la fuente con el link activo correspondiente: http://iniciativa.de
No se permite lucrar con contenidos de Memorias del Porvenir ni con contenidos de iniciativa.de
En cualquier caso ponerse en contacto con: contacto.in@iniciativa.de