Memorias del Porvenir
Lunes 27 de Octubre del 2008
noticias de actualidad  

Al cesto de la basura


DON RENATO

Yo aprendí a amar y a respetar a Villa y Zapata, aunque en el ambiente político-policíaco se les llamara bandidos, saqueadores, robavacas. Y lo aprendí por las lecciones que me daba mi padre, quien había militado como soldado, primero con Madero y finalmente con Villa.

    -Nunca aceptes a la historia escrita por los vencedores, seguramente me dijo una frase que siempre ha corrido en el peregrinar del hombre, sobre todo en las europas, donde a cada rato, había cañonazos, de dinero y de balas y la guerra se iba conviertiendo en un gran negocio para las naciones agresivas e imperialistas.

    La historia-repetía-, la verdadera historia es la que sigue siendo oral, escrita en la mente y en el corazón; allí los hechos hablan con la verdad.

    Y luego discurría sobre si Villa o Zapata hubieran llegado a ser presidentes de la república, ¿cuál hubiera sido el destino de México?

    Aprendí a amarlos y a respetarlos porque mi padre me los presentaba como hombres de carne y hueso, con todas su debilidades, sus caracteres, sus inclinaciones, sus pasiones e inclusive sus amoríos. De esto último mi padre bien que lo sabía porque me contaba, siendo un niño, que una vez le mataron, en algún combate, a su mujer y que al otro día, ya tenía en su petate otra, compañera de ese infortunio llamado revolución y carbón encendido, entre tanatos y eros.

    Más tarde, conforme crecía empecé con las lecturas de libros de historietas y de ficción, hasta enterarme, por otras lecturas, de la vida del legendario Doroteo Arango quien, cambió su nombre por el de Francisco Villa, aunque tenía parientes apellidados Villa.

    ¿Qué fue Villa? ¿Un fascineroso, bandido-por el cual el gobierno norteamericano ofrecía una gran cantidad de dólares por su cabeza-, un justiciero, un libertador, un héroe para sus dorados y los pueblos de Chihuahua, donde pasó la mayor parte de su vida? E inclusive para el país.

    Lo que haya sido, es más recordado que Obregón o Plutarco Elías Calles e inclusive Carranza. ¿Quién los recuerda ahora? En cambio siempre sale a la luz el nombre del centauro del Norte y se han escrito más libros sobre su vida que de ningún otro revolucionario del siglo pasado.

    ¡Qué demuestra esto! Lo mismo que ahora y que mañana.

    ¡Quién va a recordar a los traidores a la patria como los Chuchos o los chaparros y de lentes o los ladrones a sueldo del gobierno como Beltrones o Gamboa, Labastida, y los Maderos actuales. En cambio, siempre estará en la mente y en el corazón el nombre de Andrés Manuel López Obrador que, con situaciones más difíciles que las que vivió Lázaro Cárdenas del Rio, el segundo libertador de México, porque el primero, políticamente y republicano, fue Benito Juárez, que, durante sus tiempos persiguió una idea y un anhelo: libertar a México de la ignominia de los panistas ladrones y de los priístas agandalladores, que hicieron lo posible por vender a México al mejor postor extranjero y a los desnacionalizados mexicanos.

    ¿Quién se acordará de gobernantes como Amalia García o de Lázaro Cárdenas Batel? Y otros más que hoy están en el candelero de la picota por su desafortunadas actuaciones no sólo como mandatarios sino como ideólogos y patriotas.

    ¿Quién se acordará de Carlos Salinas de Gortari? ¿O de Ernesto Zedillo Ponce de León, o de Luis Echeverría Álvarez o de José López Portillo?

    En cambio seguirán brillando los nombres de Benito Juárez, de Lázaro Cárdenas del Rio, de Andrés Manuel López Obrador a quien siempre lo recordarán, junto con sus adelitas y demás que lucharon a brazo partido para que no se consumara la entrega del petróleo mexicano a manos privadas, nacionales o extranjeras.

    Ese es el mérito que ningún infeliz panista o priísta le quitará, de ahora y para siempre, al que durante el periodo del 2006 al 12 fue elegido presidente legítimo de México.

    Por ello, siempre he recordado a mi padre, por haberme enseñado quienes fueron Zapata o Villa, de lo que hicieron y de lo que perdieron, de sus frustraciones y de sus luchas, de sus deseos y de sus ilusiones.

    Grandes como ellos, ¿el país hubiera sido otro si en sus manos hubiera estado el mando nacional? Quién puede decirlo pero, nos hizo concebir que México, quizás, quien lo sabe pero, hubiera sido otro.

    Como otro país hubiera sido si el gobierno federal hubiera estado en manos de Andrés Manuel López Obrador, robado fraudulentamente por el espurio a quién, como tantos otros presidentes, acabará en el cesto de la basura de la historia.

Don Renato
MEMORIAS DEL PORVENIR
Lunes 27 de Octubre del 2008

 

 


Sección: Política / Psicología Inicio
correo: donrenato@iniciativa.de  



(c) Copyright 2006-2010 Memorias del Porvenir
(c) Copyright 2010 iniciativa.de
Todos los Derechos Reservados. All Rights Reserved
Si el contenido de Memorias del Porvenir se publica o se distribuye en otro lado favor de citar la fuente con el link activo correspondiente: http://iniciativa.de
No se permite lucrar con contenidos de Memorias del Porvenir ni con contenidos de iniciativa.de
En cualquier caso ponerse en contacto con: contacto.in@iniciativa.de