Memorias del Porvenir
Septiembre 14 del 2008
noticias de actualidad  

COMUNICACIÓN Y CULTURA

DON RENATO


   Para nadie es desconocido que la comunicación implica la transmisión de información mediante señales. Ni es del otro mundo el hecho de que la mejor forma conocida de la comunicación humana sea el habla que, como dice Alfred G. Smith, en la compilación hecha libro y que lleva por título COMUNICACIÓN Y CULTURA, que se pone en juego los tipos mejores conocidos como señales humanas.

    Serían entonces los sonidos que forman las palabras. Palabras que se usan recíprocamente en la interacción cotidiana entre los hombres y las mujeres, incluyendo a los demás.

    Sin embargo, la gama completa de la comunicación se basa en muchas más señales que esos fonos y fonemas que pueden ser, los tonos de voz, los gestos y otros portadores de información no verbales y no vocales.

    Por ejemplo, la kinésica, se refiere a la forma en que las personas se comunican mediante movimientos y gestos corporales, tales como la elevación de las cejas, su fruncimiento o un cambio de postura. Las señales fonéticas son sonidos que oímos, y las kinésicas, son movimientos que vemos.

    Actuar en la televisión se usarían todas las señales citadas y otras más, como el movimiento de los brazos y manos.

    Este preámbulo es parte de los aconteceres diarios en este México que, cada día, lo sentimos más lejano de la clase media y pobre, que es la más afectada. Y no es que quiera uno volver a los tiempos de Andrés Manuel cuando se dirigía discursivamente PRIMERO LOS POBRES, o como se consideraba en la teología de la liberación que, el actual papa católico y romano, descabezó: Los pobres primero.

Y lo decimos porque cuando una gran mayoría es afectada ¿qué palabra se puede usar?

    Es exactamente el empleo de una lengua que, aunque se considere como un sistema arbitrario de símbolos vocales mediante los cuales los seres humanos, interactúan y se comunican, en cuanto miembros de un grupo social y participantes de una cultura dada, es necesaria.

    Situémonos en el papel con algunos ejemplos que, nos obligan a pensar con seriedad que, el mejor uso del lenguaje, o sea de la palabra, es para decir cosas gruesas, como groserías y otras, por motivos reflexivos que claman ya, porque se cambién a las autoridades federales, como lo señalan los intelectuales, porque han prohijado y protegido toda la corrupción que aflora hoy, en apenas ocho años de panismo en el gobierno.

    Cuando Gabriel Torres, del D. F., dice: Fox creo un paraíso de ensueño en el que él y su familia vivían un cuento de hadas; ahora, con Lipe (pues ya le perdimos la fe), la historia continúa.

    O lo que Marian Félix Díaz, de Culiacán sintetiza: Cada gasolinazo es una devaluación y una enorme presión para los que no estamos de acuerdo con privatizar PEMEX.

    Si pudiéramos decirlo en otros términos más sarcásticos o más irónicos o llenos de la palabrería carretonera, como se decía en mi época de joven, se sentiría más a gusto porque, mentarle la madre a quienes han defraudado la confianza nacional, es apenas un suspiro y si se usara el brazo sería un detalle de la lingüística científica y de la kinésica que, repetimos, es el estudio sistemático de los gestos y movimientos, unidos a la voz.

    Y Lipe, porque nosotros ni a Fe llegamos, pues nuestro gallo fue Andrés Manuel, a quien el Lipe y los consorcios nacionales y extranjeros, le arrebataron la presidencia que ganó con una amplitud máxima, propuso durante su campaña que México viviría mejor, así como el bienestar para la familia de Zedilleus, y ¡ya ven! que su promesa fue como una espuma y que priístas y panistas y de otros partidos como el de los nuevos y los corruptos perredistas llamados los chuchos; Elba Esther Gordillo y su convenio funambulesco con Calderón, y cuantos más que están en la nómina de la traición.

    Y aunque no hay Juárez vivo tenemos un hombre, redivivo en esa esperanza y de ese temple, que lucha y seguirá luchando por conseguir que México vuelva por sus fueros y se rearme de valor para, como decía Justino, un compa de Tepis Cia: ¡al diablo con ellos!

    Ventilarán que estas son palabras, como fonemas que, son el estallido del dolor mexicano verdadero, en el mes de la patria.

    Para quienes deseen tener más datos sobre el libro. Este lleva el título de COMUNICACIÓN Y CULTURA (Sintáctico). Ediciones Nueva Visión SAIC, Argentina. 1977


El amigo de siempre y de todos los que no son traidores a la patria.
DON RENATO
Septiembre 14 del 2008
Memorias del Porvenir

 

 

 


Sección: Política / Psicología Inicio
correo: donrenato@iniciativa.de  



(c) Copyright 2006-2010 Memorias del Porvenir
(c) Copyright 2010 iniciativa.de
Todos los Derechos Reservados. All Rights Reserved
Si el contenido de Memorias del Porvenir se publica o se distribuye en otro lado favor de citar la fuente con el link activo correspondiente: http://iniciativa.de
No se permite lucrar con contenidos de Memorias del Porvenir ni con contenidos de iniciativa.de
En cualquier caso ponerse en contacto con: contacto.in@iniciativa.de