Memorias del Porvenir
Martes 22 de Octubre 2008
noticias de actualidad  

¡Cuál es el saldo de la vida!

DON RENATO

    Ante la muerte, ningún rezo, ninguna oración, ni un padre nuestro. Ante la muerte todo acaba y el origen de la vida da pasa a la nada. Y todo desaparecerá hasta el cuerpo que se convertirá en los despojos minerales o en la momificación de su esqueleto.

    Entonces, ante la muerte, nada.

    Pero si invertimos la pregunta, y ante la vida, ¿qué?

    El fin de los días terrenos tiene muchas causas, desde los accidentes hasta las enfermedades; y la muerte, cuando llega, no escoge ni edad ni condición, ni riquezas ni pobrezas.

    Todos, sin excepción irán al hoyo. E iremos cuando nos toque la hora. Algunos ya prefieren la incineración que significa lo mismo: la separación de la vida convertida en cenizas.

    Y cuando estamos a un paso de la muerte, ¿cuántos hombres no han hecho un recordatorio de su vida mientras se acerca, lenta e inexorable, sea en la cama del hospital o en la de su casa?

    Por lo que hemos leído, algunos de los todopoderosos zoom politikons del mundo, ante la realidad de su existencia psicosomática, mente y cuerpo, se creen invencibles como fue el caso de Howard Hughes. Sin embargo murió también a pesar de esos cuidados intensivos e higiénicos de su estancia donde pasó los últimos días o años.

    La revelación de la vida se demuestra con la muerte. La muerte representa la negatividad de la vida. Cuando llega no hay nada que hacer. Pero cuando hay vida, ¿qué tenemos por delante?

    Un sin fin de oportunidades para saberse al final, como un hombre que cuajó en la sociedad y anduvo y estuvo en ella, que no fue ajeno todo lo que hace el hombre porque en principio, esa fue su génesis de vida y si se le recuerda, jamás como un enano, sino como todo un hombre que dispuso de su vida en mejorar la vida de los demás.

    Los ejemplos sobran pero fijémonos en los investigadores científicos del área médica, cuya labor solitaria en los laboratorios, ha producido la prolongación de la vida en tantos millones y millones de hombres, mujeres y niños.

    ¡Cuántas vacunas han resuelto problemas de salud! Este ha significado el alargamiento de la vida y la espera de la muerte, a la vera del camino, en una carretera, en el hogar o en los hospitales.

    Pero es espera. Y eso para el hombre es un hálito de esperanza, que debe perpetuarse en sus descendientes, que llevan la calidad de hombres que se aferran al servicio de los demás.

    ¡Qué propósito más noble el del servicio a los demás como un englobamiento colectivo! ¡Qué bienvenidos son esos hombres que se afanan, se sacrifican, y alimentan anhelos y deseos nobles en otros! Quisiera uno imitarlos; o ser sus seguidores y difusores de sus ideas.

    Y esos hombres los ha habido pese a todas sus flaquezas e incertidumbres y se han colocado en la historia y se repetirán sus nombres, llegado el momento, de la exégesis de sus filosofías.

    Cuando pienso en mi patria me pregunto, ¿qué hubiera pasado si nuestros gobernantes desde los tiempos de la Independencia de México hubieran servido a la nación, a la usanza de Morelos? 0, despues de la revolución, cuando en esta segunda oportunidad, se podía haber cifrado a un país libre, generoso, trabajador, y que no lo fue así por las enseñanzas y ejemplos de quienes tomaron el poder para robar y corromper. ¿Por qué cual fue el estilo de ellos si abriendo las páginas de la historia demuestran, con ejemplos, como se portaron?

    Y ahora, en la tercera oportunidad, la del 2010, ¿cómo se encuentra el país? ¿Cómo viven los mexicanos? ¿Qué de adelantos y progresos? ¿Qué se puede hablar de la ciencia descubierta en favor de las mayorías? En que grado se educan los mexicanos?

    ¿Sigue privando la corrupción? Si es así, ¿qué se ha hecho por eliminarla?

    Cuantos hombres que ahora están con nosotros y que fueron poderosos durante su tiempo de terror, ¿se lamentan haber vivido de esa manera? Si es así, ¡qué tarde para ellos! Ya no hay remedio como la muerte cuando se aposenta en nuestra vida en el momento decisivo.

    Cuando uno estudia un poco la personalidad humana se descubre, que tarde o temprano, esos tipos que fueron la vergüenza de la humanidad, echan mano de mecanismos para defender sus gobiernos y sus posturas ideológicas, pero los fantasmas de sus tantos hombres y mujeres que murieron, prácticamente en sus manos, a través de los verdugos, de esos, ¿quién los salva? Nadie. Porque están bien identificados con sus hechos de sangre y represión y por lo tanto la agonía de sus existencias será prolongada y definitivamente triste para los días que les queden por delante.

    Como esto de las reflexiones va para largo solamente se puede hacer un paréntesis si cada uno de los que me leen, se pone a su vez, a reflexionar sobre lo mismo y descubrirá mayores cosas que las que yo he descrito.

DON RENATO...MEMORIAS DEL PORVENIR...Martes 22 de Octubre 2008

 

 

 


Sección: Política Inicio
correo: donrenato@iniciativa.de  



(c) Copyright 2006-2010 Memorias del Porvenir
(c) Copyright 2010 iniciativa.de
Todos los Derechos Reservados. All Rights Reserved
Si el contenido de Memorias del Porvenir se publica o se distribuye en otro lado favor de citar la fuente con el link activo correspondiente: http://iniciativa.de
No se permite lucrar con contenidos de Memorias del Porvenir ni con contenidos de iniciativa.de
En cualquier caso ponerse en contacto con: contacto.in@iniciativa.de