Memorias del Porvenir
Martes 23 de Septiembre del 2008
noticias de actualidad  

EL OFICIO PERIODÍSTICO / EL CUARTO PODER


DON RENATO


    Hace unos días, en la mesa y mientras desayunábamos, uno de mis nietos “Vinik” me preguntó las razones por las que había dejado el periodismo cotidiano. Mientras le respondía a su cuestionamiento se me vinieron una gran cantidad de recuerdos que tenía que ver con notas, reportajes y crónicas, en las que entrevistaba o recreaba información nada afín al sistema, de una izquierda, que con sus altas y sus bajas, desde los sesenta hasta los ochenta, invariablemente iban al cesto de la basura, después de haberlas entregado a la jefatura de redacción.

    Para los directores, jefes de redacciones y de informaciones, de los periódicos por los que pasé como reportero, representaban una amenaza al estatus; y que, además, muchos de ellos, tenían compromisos con el sistema, que lógicamente cuestionaban a su vez, hasta dónde les perjudicaría que una nota saliera impresa, aunque fuera en interiores.

    Es exactamente lo que pasa ahora, por lo que me siento feliz de haber dejado el oficio periodístico en buena hora. Y más ahora en donde toda la prensa, salvo sus honrosas excepciones como LA JORNADA y la revista PROCESO, están al servicio del orgullosamente débil, chaparro y de lentes que gobierna, mal al país.

    A muchos años luz de aquellos tiempos, entre catarsis y reflexiones, me dí cuenta de que luchar contra el sistema corrupto, primero el priísta y luego el panista. en setenta y ahora en ocho años, es tan titánica como hacerlo contra los fantasmas de nuestras neurosis o esquizofrenias o contra las psicosis-locura-de los gobernantes federales, estatales, municipales, diputados y senadores, funcionarios de ineptitudes e irresponsabilidades comprobadas.

    El periodismo, desde el siglo XVIII, cuando salieron las primeras gazetas (gacetas), se vinculó con el poder; había compromisos de antemano con el monarca o gobierno en turno. Más tarde surgieron los periódicos que favorecían las independencias de muchos países, entre ellos México. Pero también estaban presentes los otros que, furiosos, defendían su comparsería.

    De esos tiempos surgió el binomio gobierno-empresario que favoreció a grandes empresas periodísticas, que pertenecían a las élite ricas y burguesas.

    Esa simbiosis se dió como en la revolución mexicana que entre los caballerangos y hacendados, cambiaron de bandera, de color, de sombrero y de paliacate. Y que mientras pasaba el tiempo se fueron apropiando, como siempre, de lo que consideraban suyo por la voluntad divina o de casta.

    Creo que la consigna de Quevedo de “poderoso caballero es don dinero”, no ha cambiado un ápice porque, a simples preguntas, las respuestas son las mismas: ¿Qué hace la riqueza? ¿Comprar conciencias? ¿Qué hacen los gobiernos todopoderosos? Desafiar a las mayorías, matarlas o encerrarlas. ¿Cuál es la función del periodismo actual? Servir al señor, su dios y pater de los milagros en beneficio de unos cuantos.

    Lo que se señaló en el pasado que, el periodismo, era el cuarto poder, eso ha pasado a la historia, como una noveleta de color encendido. Hoy la efectividad de la prensa-conjuntamente con la radio y la televisión de los destacados como Emilio Azcárraga Jean y Ricardo Salinas Pliego -es servir al poderoso en turno-.

    Sin embargo, sigo en la ruta periodística que me ha sostenido más de cuarenta años, entre la reyerta, el escándalo, la inoperancia, la corrupción, y tantas tretas diabólicas, para usar un término muy católico, y que hasta ahora no me han avergonzado, porque estoy, en la trinchera de la mayoría de los periodistas honestos, honrados, responsables, que no sólo han dado su vida -que es lo máximo- sino que, pobretones cuidan su pluma, y no se han vendido, como por ejemplo al gober precioso, desgobernador de la heroica Puebla de Zaragoza.


Su amigo y compañero en la ruta crítica de la verdad.
DON RENATO
Martes 23 de Septiembre del 2008

 

 


Sección: Política Inicio
correo: donrenato@iniciativa.de  



(c) Copyright 2006-2010 Memorias del Porvenir
(c) Copyright 2010 iniciativa.de
Todos los Derechos Reservados. All Rights Reserved
Si el contenido de Memorias del Porvenir se publica o se distribuye en otro lado favor de citar la fuente con el link activo correspondiente: http://iniciativa.de
No se permite lucrar con contenidos de Memorias del Porvenir ni con contenidos de iniciativa.de
En cualquier caso ponerse en contacto con: contacto.in@iniciativa.de