Memorias del Porvenir
3 de Octubre del 2008
noticias de actualidad  

NI PERDÓN NI OLVIDO


DON RENATO

Considero que la frase: Ni perdón ni olvido, es una de las más completas, en cuanto al punto de vista del 2 de Octubre del 68. No se perdona lo que hizo Gustavo Díaz Ordaz no la postura que asumió Luis Echeverría Álvarez, quien viendo la gravedad de la barbarie cometida por el ejército, quiso hacerse a un lado, y no pudo.

Para la inmensa mayoría de los mexicanos, ahora, ambos son culpables y con más fuerza, el presidente del tercer mundo, que volvió a las andadas el 10 de Junio de 1971, con los halcones, aporreando y matando otra vez a estudiantes.

¡Cómo se puede olvidar una barbarie de esta naturaleza! ¡No somos de acerrín! ¿No tenemos sentimientos?... Si nos han arrebatado la vida, de manera alevosa y bárbara, ¿como olvidar esos hechos?

Y en la palabra olvido está implícito el perdón. ¿Puede hacerse tal galimatías con dos claves como son Ni perdón Ni olvido? Como si fuéramos buenos cristianos que, que a la ofensa y la cachetada, se debe poner la otra mejilla.

Ni en los mejores cristianos sucede tal cosa. Ni siquiera creemos que dios perdone las ofensas ni el pecado, si es que existe tales cosas, en la vida del hombre.

Pero, además, ¡que es el pecado! Un hecho sexual, porque la iglesia católica romana, siempre vacía estos ingredientes al asumir su postura de garante moral y ético, a través del confesionario, que ávido el sacerdote de escuchar tales cosas, no solamente alienta sino que ha de sentir placer, lo que por aceptar el celibato, no puede gozarlo abiertamente con su pareja.

Pero, no elucubremos más que esas son cosas que no tenemos que averigüar.

El hecho es que hubo una matazón llevada a cabo por el ejército mexicano y las policías, en el 68, y que los culpables son los mismos desde que se llegó a esa conclusión. Es la página escrita para la historia como un hecho de que los jóvenes estudiantes pagaron el pato, ante la soberbia y la locura de un presidente, sin duda alguna, instigado y violentado por un secretario de gobernación, malévolo, perverso, diabólico.

Y ante tales hechos, como un muro que el tiempo no ha podido desmoronar y que, si algún día llegara a suceder, le pasaría lo mismo que al muro de Berlín que fue destruido por los alemanes en 1989.

Y en esta historia se insertan tantas más que, al cumplirse los cuarenta años de la masacre, que los periódicos de ayer, 3 de Octubre, dieron cuenta en notas, y más notas, artículos de fondo, columnas y más columnas; porque hoy, a esa distancia, se llega hasta el extremo de guardar minutos de silencio, en donde antes, era los merolicos del presidente, y secuestraban la verdad, como sucedió ayer en el senado.

Y hace diez años, para entrar otra vez a los hechos históricos, la Asamblea Legislativa del D.F., aprobó que se inscribieran en letras de oro, en uno de sus muros de honor, la siguiente frase:

En memoria de los mártires del Movimiento Estudiantil de 1968.



Después, al leer un artículo confeccionado por Martí Batres Guadarrama, Secretario de Desarrollo Social del gobierno de la ciudad de México, en donde recuerda el trago amargo que pasaron los partidos del PRD y del Trabajo, para lograr ese triunfo de la razón. Ese día, escribió Batres, los diputados, estaban furiosos, fuera de sí; lógicamente se refería a los legisladores del PAN y del PRI que se opusieron, escandalosamente a que se aprobara la colocación de dicha inscripción.

Y cita como al más agresivo de todos al diputado Manuel Minjares, del Partido Acción Nacional (PAN), que a través de su discurso en la tribuna remató:

¡Esos no fueron héroes!

Y el diputado Oscar Levín, del PRI, se manifestó como un despechado:

¡Ofenden a las instituciones!

Seguramente él es una institución.

Sólo los legisladores del PRD, con el apoyo de la bancada del PT, votaron a favor.

Pero, lo más importante de lo escrito por Martí Batres viene a continuación, cuando señala:

Cuando ayer, gritamos que el 2 de Octubre no se olvida, lo hicimos también recordando que en México todavía hay presos políticos, todavía hay prensa vendida, todavía hay charros sindicales, y todavía hay fraude electoral...

Yo agregaría que todavía hay presidentes espurios.

Tres años más tarde y como integrante de la LVIII legislatura de la Cámara de Diputados, propuso Batres Guadarrama la inscripción de una frase similar.

Y, como pasó en la Asamblea, la bancada del PAN, en bloque, rechazó la propuesta. Y me pregunto ¿por qué?. Pués, no hay duda, de que la respuesta es que no tuvieron muertos en el 68; porque siendo hijos de ricos o clase media superior, no estudian en la UNAM, por lógica, sino en el ITAM, en la UDLA, en la Ibero e instituciones católicas y romanas, que los reciben como alumnos, pagando sus padres unas colegiaturas de miedo.

Este es un buen colofón del 68, cuarenta años después.

 

¡ NI PERDÓN NI OLVIDO !

 



Don Renato
en MEMORIAS DEL PORVENIR
3 de Octubre del 2008.

 

 


Sección: Política Inicio
correo: donrenato@iniciativa.de  



(c) Copyright 2006-2010 Memorias del Porvenir
(c) Copyright 2010 iniciativa.de
Todos los Derechos Reservados. All Rights Reserved
Si el contenido de Memorias del Porvenir se publica o se distribuye en otro lado favor de citar la fuente con el link activo correspondiente: http://iniciativa.de
No se permite lucrar con contenidos de Memorias del Porvenir ni con contenidos de iniciativa.de
En cualquier caso ponerse en contacto con: contacto.in@iniciativa.de