Memorias del Porvenir
Miércoles 15 de Octubre del 2008
noticias de actualidad  

Si de libros hablamos...
       Anna Freud, por delante


DON RENATO

    La conducta humana está condicionada por tendencias que operan como dinamismo motivador, desconocido por el propio individuo.

    Se les describe como un rico y profundo equipo de tendencias. Ello hace del hombre (y la mujer) un ser complejo que ha de ser interpretado. Quizas ésta sea la afirmación fundamental del psicoanálisis; una honda renovación que se introdujo en la antropología contemporánea.

    Es la más típica escuela de nuestra época y una de las más significativas de todos los tiempos.

    El psiocanálisis debió provocar las más variadas reacciones: desde el hostil rechazo hasta la devota exaltación.

    Un capítulo suyo, que cruza toda la obra y que es aceptado casi mundialmente y sin discusión, es el que trata sobre los mecanismos de defensa, que vienen a ser los recursos psicológicos típicos por los cuales el organismo psíquico, busca preservar su sentimiento de seguridad y se resguarda contra las angustias de los conflictos internos y el miedo a las acechanzas del mundo exterior.

    Es decir los evita, los suprimes o los soslaya.

    Estos recursos defensivos son la regresión, la recionalización, la inhibición, el aislamiento, la represión, la conversión, el desplazamiento, la proyección, la instroyección, la identificación, la sublimación, la negación de la realidad, la formación reactiva.

    Esto motiva que la personalidad humana obtenga o pierda su equilibrio anímico.

    Su admisión por la ciencia psicológica actual está hecha sin distingos de banderías escolásticas y muy a menudo figuran en la nueva producción psicológica no psicoanalítica, sin mención de su fuente originaria. Su empleo no es exclusividad del psicoanálisis.

    Es que ha trascendido ya de su condición de teoría de una escuela, para constituirse en materia interporada al acervo universal de la ciencia psicológica.

    Para comprender que en español faltaba una exposición completa en lo teórico, histórico y sistemático, y en lo práctico, de este fundamental aspecto del psicoanálisis, indispensable tanto para su cabal dominio como para la comprensión y manejo pedagógico y terapéutico del hombre y del niño, sano y enfermo.

    Este examen se ha cumplido en Anna Freud, la hija de Sigmund Freud, quien escribió el libro, que ahora en español, circula desde hace mucho tiempo y lleva como título EL YO Y LOS MECANISMOS DE DEFENSA, de la editorial Origen/Planeta, de la serie Obras Maestras del Pensamiento Contemporáneo y de fecha 10 de Marzo de 1986. Pertenece también a la Editorial Paidos.

    Es teórico y es práctico.

    Desde el punto de vista de la teoría psicoanalítica es el trabajo más completo.

    Constituye la mejor introducción a la psicología del yo.

    Al estudio de los principios y problemas generales de la conducta y de la técnica del psicoanálisis.

    Define que los procesos o mecanismos defensivos son aquellos medios psicológicos que el YO utiliza para solucionar los conflictos que surgen entre las exigencias instintivas y la necesidad de adaptarse al mundo de la realidad, bajo las determinadas influencias del ambiente familiar y social.

    Toda la conducta humana está condicionada, dinámicamente configurada, por las actividades conscientes y fundamentalmente por las reacciones inconscientes del YO, que es el núcleo organizado en el que se integran funcionalmente los otros sectores del aparato anímico.

    Su conocimiento es en este sentido imprescindible si se desea adquirir nociones básicas acerca del desarrollo de la personalidad humana y comprender tanto sus manifestaciones normales como PATOLÓGICAS.

    Si rascamos un poco en la historia descubriremos que el psicoanálisis hubo de construirse progresivamente en su doctrina sobre los fenómenos psicológicos y el abordar en forma paulatina, su propio método de investigación y de terapéutica.

    El descubrimiento y la utilización de las reacciones defensivas del YO en la teoría y en la práctica psicoanalítica señalan una época decisiva en su desenvolvimiento, en la que se modifican algunas de sus bases doctinarias y se logra solucionar muchos problemas difíciles en el dominio de su aplicación técnica.

    Anna Freud es una figura representativa del psicoanálisis actual. Sus méritos son auténticos y mundialmente reconocidos.

    Nació en Viena en 1895 y allá ejerció durante años su profesión de pedagoga, en una escuela primaria.

    Se formó científicamente en el medio mismo donde surgió el psicoanálisis, la Sociedad Psicoanalítica de Viena, fundada y dirigida por Freud y sus colaboradores.

    Cumplidos los requisitos exigidos llegó a ser miembro titular y didáctico del Instituto, conferenciante y luego presidenta de la Sociedad Psicoanalítica de Viena, hasta 1938, época en que emigró a Inglaterra, a causa de la Segunda Guerra Mundial.

    Continuó trabajando en la Sociedad Psicoanalítica de Londres y durante la última guerra mundial desarrolló la obra científica y filantrópica expuesta en sus publicaciones.

    Escribió Celes E. Cárcamo que todos los trabajos de Anna revelan una original capacidad de observación y una sensibilidad profundamente humana para comprender los problemas psicológicos de sus semejantes.

DON RENATO
en MEMORIAS DEL PORVENIR
Miércoles 15 de Octubre del 2008

 

 


Sección: Política Inicio
correo: donrenato@iniciativa.de  



(c) Copyright 2006-2010 Memorias del Porvenir
(c) Copyright 2010 iniciativa.de
Todos los Derechos Reservados. All Rights Reserved
Si el contenido de Memorias del Porvenir se publica o se distribuye en otro lado favor de citar la fuente con el link activo correspondiente: http://iniciativa.de
No se permite lucrar con contenidos de Memorias del Porvenir ni con contenidos de iniciativa.de
En cualquier caso ponerse en contacto con: contacto.in@iniciativa.de