Memorias del Porvenir
Viernes 19 de Diciembre del 2008
noticias de actualidad  

TRES MESES DESPUÉS…


DON RENATO


Los primeros compases de AMARGA NAVIDAD, de José Alfredo Jiménez, hicieron levantar las cejas de un compañero músico que se encontraba ubicado en la parte de atrás de la cafetería NUESTRA AMERICA, del Centro Cultural JOSE MARTI, y casi en susurro, cantó aquellas líneas de esa canción, que le ha dado la vuelta al mundo y que ha servido de consuelo a las almas desesperadas, en esta época de navidad y de fin de año.

 

Esto sucedió el pasado 17 de Diciembre, cuando concluí el ciclo de conferencias sobre Freud, respecto a la envidia del pene y el clítoris clausurado, de donde parte y sostuvo hasta el final el creador del psicoanálisis, su teoría sexual sobre el comportamiento infantil, a través del complejo edipiano. Y sobre todo, que no pudo demostrar la simetría del sexo masculino, en la niña, y de allí la envidia, y por el machismo imperante en la Viena de su época, la clausura del clítoris, por considerarlo un elemento masculino.

 

Había decidido finalizar con una síntesis, puesto que, por un lado, el tiempo en estos días, es más necesario para ir de compras que para estar presente en un espectáculo y además psicoanalítico. Así que, para abreviar, le dije al público que lo dedicáramos a escuchar la música de este gran señor de la canción vernácula, ranchera, o como quieran llamarla, que siempre se posesiona de la gente en estos tiempos de fin de año.

 

Durante las ocho conferencias dictadas y con el propósito de que se ambientara en un tipo de espectáculo, media hora antes, tocaba toda clase de música que había seleccionado, como boleros, swing, cumbias, sones, valses, marchas, etcétera, para entrar de lleno con la confesión de Edipo, después de haberse arrancado los ojos al saber la verdad de que, había matado a su padre, vivía en matrimonio con su madre y habían procreado cuatro hijos, que eran hermanos a la vez.

 

Freud, para teorizar sobre la conducta sexual infantil, echó mano de Edipo, el héroe de la gran tragedia de Sófocles. Yocasta y sus hijas quedaron en las sombras, muy lejos de los reflectores. Sólo Edipo y con Edipo nació el famoso complejo que, sigue vigente en el psicoanálisis, hasta el presente.

 

Ya a esta distancia del tiempo considero que la conferencia estuvo muy bien estructurada, sobre todo, porque conté con dos psicoanalistas que se rebelaron contra Freud, y cuyos nombres han pasado a la historia, por haberle revelado a la humanidad, el gran error de Freud. Ellas fueron Luce Irigaray y Christian Olivier, cuyos libros me sirvieron de base para confeccionar la conferencia citada.

 

Bajo esas condiciones, llegar al final de las fechas convenidas, representaba un gran reto, pues en estos tiempos, generalmente, las compañías teatrales, dejan de laborar y retornan hasta la primera quincena de enero, cuando la ya famosa cuesta de Enero ha sido superada. Pero, nosotros, quisimos experimentar y no lo logramos. Poca gente y toda con el síndrome navideño.

 

De esa manera surgió AMARGA NAVIDAD y su letra, lógicamente hizo de los presentes, lo que siempre ha hecho en otras navidades: llevar al hombre a la depresión, a los sentimientos encontrados, a la angustia de la soledad, al desamparo del hombre o de la mujer, cuando viven sin la compañera o el compañero, para pasar esos días.

 

Epoca de suicidios, en otras palabras.

 

Y como es natural, surge la pregunta de cajón: ¿Qué razones tuvo José Alfredo Jiménez para componer esta canción? ¿En que situación se encontraba para escribir esa letra que conmociona al espíritu?

 

Veamos, pues, la letra y ustedes la cantan, si conocen la música o se remiten al disco correspondiente:

 

Acaba de una vez de un sólo golpe,

porque quieres matarme poco a poco

si va a llegar el día en que me abandones

prefiero corazón que sea ésta noche.

 

Diciembre me gustó pa que te vayas

que sea tu cruel adiós mi navidad,

no quiero comenzar el año nuevo

con éste mismo amor que me hace tanto mal.

 

Y ya después que pase mucho tiempo

que estés arrepentida, que tengas mucho miedo,

vas a saber que aquello que dejaste

fue lo que más quisiste pero ya no hay remedio.

 

(Se repite )

 

Diciembre me gustó pa que te vayas

Que sea tu cruel adiós mi navidad,

no quiero comenzar el año nuevo

con éste mismo amor que me hace tanto mal.

Bien, en las palabras del propio compositor, se encuentra en nudo del embrollo, la razón de su lamento, la rotura de su vida, el trastorno sentimental que lo indujo a llevar al pautado una canción que, sin pensarlo, iba a servir de paño de lágrimas de tantos hombres y mujeres que, en una época que para el inmenso Occidente es y debe ser de alegría, para muchos, incontables por su número, son de los reveses de la vida, del desamor, del engaño, de la tristeza y del dolor.

 

Pensándolo bien, el amor es el multiplicador de la existencia, como expresión humana de emociones que ningún otro animal, de estirpe zoológica, puede admitir en su consenso cotidiano. Y sólo, porque biológicamente, el amor conduce a la sexualidad y de allí se parte para que se siga generando la vida que, como dice otra canción, por cierto cumbanchera, “la cosecha de mujeres nunca se acaba…”

 

Un ciclo más en la vida de un actor y, desde el punto de vista del tiempo, un año menos de vida pero, así como el sol despunta todas las mañanas después de su ciclo nocturno en la parte que se viva, así es el hombre que reinicia el ciclo y prepara lo siguiente para establecer que, ni se puede estar quieto ni tramposamente pensando en la inmortalidad del cangrejo cuando hay mucho que hacer como decía John Barrymore y hay tan poco tiempo.

 

¡Felicidades!

 

DON RENATO en MEMORIAS DEL PORVENIR-Viernes 19 de Diciembre del 2008.

 

 

 


Sección: Política Inicio
correo: donrenato@iniciativa.de  



(c) Copyright 2006-2010 Memorias del Porvenir
(c) Copyright 2010 iniciativa.de
Todos los Derechos Reservados. All Rights Reserved
Si el contenido de Memorias del Porvenir se publica o se distribuye en otro lado favor de citar la fuente con el link activo correspondiente: http://iniciativa.de
No se permite lucrar con contenidos de Memorias del Porvenir ni con contenidos de iniciativa.de
En cualquier caso ponerse en contacto con: contacto.in@iniciativa.de